8 de Diciembre de 2018

Al consagrar nuestro Templo nos consagrarnos como Comunidad y renovamos nuestro llamado a la santidad -oculta, sencilla y cotidiana- para la construcción del Reino de Dios y de un mundo más justo y fraterno.