Casamientos



Queridos Novios: nos alegramos muchísimo con ustedes por este paso tan importante que van a dar en sus vidas. Acá queremos responderles algunas preguntas
que sabemos que van a ser de su interés al momento de decidir en qué Iglesia celebrar su casamiento. Les pedimos que lo lean con atención para evitar todo
contratiempo.
Sepan que toda la Comunidad Parroquial estará rezando por ustedes.

¿En qué días y horarios se celebran los Casamientos?
En San Isidro Labrador les ofrecemos las siguientes posibilidades:
-Viernes: 20.30 hs - 21.15 hs
-Sábados: 11.30 hs - 12.15 hs - 20.30 hs y 21.15 hs.
Los turnos se van completando desde el primer horario. Fuera de estas posibilidades no se celebran los casamientos debido a las demás actividades de la Parroquia.
Estos son los horarios de ingreso de la novia. En las invitaciones tienen que poner media hora antes: por ejemplo, si la novia entra a las 20.30 hs, en las invitaciones
hay que poner que la ceremonia comienza a las 20.00 hs.

¿Qué costo tiene realizar el casamiento en esta Parroquia?
El Sacramento del Matrimonio no tiene ningún costo. Quienes quieran casarse en esta Parroquia pueden hacerlo sin pagar absolutamente nada.
Sin embargo, la Parroquia tiene algunos gastos en cada casamiento (el personal que prepara la Iglesia, la libreta del Matrimonio, la luz, el arreglo de las flores, etc.).
Por eso les pedimos a aquellos que puedan alguna colaboración que quedará a criterio de cada pareja. Como un indicativo les proponemos un equivalente al costo de
tres o cuatro cubiertos de la fiesta que ustedes harán después de la Ceremonia.

¿Qué se necesita para reservar una fecha para casarse en esta Parroquia?
-Deben acercarse a la Secretaría Parroquial (de lunes a viernes de 16.00 a 20.00 hs) con seis meses de anticipación (cómo mínimo).
-Traer el Certificado del Bautismo de cada uno. Lo deben pedir (dentro de los seis meses anteriores al casamiento) en la Parroquia donde fueron bautizados. Para
casarse por la Iglesia Católica por lo menos uno de los dos debe estar bautizado.

¿Hay que hacer algún curso previo?
Sabemos que los preparativos del casamiento les insumen mucho tiempo, energía y dinero. Por eso estamos convencidos que es bueno poder “frenar un poco” y
poner la mirada y el corazón en este gran proyecto de querer compartir la vida para siempre y formar una familia cristiana.
Para esto los invitamos a cuatro charlas (con otras parejas que también se casan) con algunos matrimonios guías que los ayudarán a reflexionar sobre este paso que
están haciendo. Las fechas de estas charlas se van fijando cada mes (consultar en la Secretaría parroquial)

¿Qué es el Expediente Matrimonial?
Es dónde quedará asentado el matrimonio de ustedes. Lo realizarán -en un horario a convenir- con el Sacerdote de la parroquia que celebrará el Casamiento.
Para el día que hagan el expediente matrimonial deben venir acompañados por dos testigos (no pueden ser familiares).

¿Cómo preparamos la Ceremonia?
-Una vez que hayan fijado una fecha se les entregará un folleto con todo lo que ustedes pueden elegir para la Ceremonia (lecturas, intenciones, etc.).
-Cuando se reúnen con el Sacerdote para hacer el Expediente Matrimonial, tendrán que traer -para verlo juntos- lo que ustedes hayan elegido para la Ceremonia.

¿Se pueden elegir las flores?
Las flores las traen los novios y exclusivamente las prepara una Señora de la Parroquia. Deben acercarlas a la Parroquia dos días antes del casamiento en el horario
de la Secretaria Parroquial (de 16.00 a 20.00 hs.). No se pueden traer los arreglos armados.
Si en un fin de semana hay varios Casamientos los gastos y la elección de las flores se comparten con las demás parejas de ese fin de semana (ya que es el mismo
arreglo para todos los Casamientos).

¿Se puede elegir la Música y el coro?
La música es a elección de los novios dentro del repertorio de música religiosa para casamientos. No se puede usar música de películas o bandas e intérpretes que
no sean religiosos.
Debido a que tenemos un órgano muy antiguo solamente se puede contar con el coro de la Señora Griselda Kelzo (griseldakelso@hotmail.com - asunto: música
PSIL). Este coro cuenta con un organista, un trompetista y dos solistas. El costo del coro es a convenir con la Sra. Griselda.

¿Se pueden sacar fotos y filmar?
Por supuesto. Le pedimos que nos pasen el contacto de quienes van a sacar fotos y a filmar para comunicarnos con ellos y explicarles desde dónde se puede filmar y
sacar fotos. Queda totalmente prohibido el uso de drones dentro del templo.

Algunas cosas importantes...
-Les pedimos por favor que tengan muy en cuenta la puntualidad en el día del casamiento (por respeto a sus invitados y a los que están trabajando en la parroquia).
En el caso de haber dos casamientos seguidos, si la primer novia se demora, se pasa ese casamiento al último turno.
-Cómo el Templo se usa para muchas otras cosas, es responsabilidad de todos mantenerlo limpio. Por este motivo queda totalmente prohibido tirar pétalos y arroz
dentro del Templo y en el atrio.

Para ir rezando…
Señor, en este camino que empezamos juntos,
enséñanos a ser verdaderos compañeros del camino;
que sepamos ser oído que escucha, boca que aconseja,
caricia que protege, hombro que sostiene.
Que cualquiera sea la situación, seamos siempre “nosotros”.
Enséñanos a respetarnos siempre; respetar nuestro ser personas,
creados a tu imagen y semejanza, pero sobre todas las cosas,
Señor, que respetemos nuestro ser hombre y mujer.
Enséñanos a vivir con infinito gozo los frutos de nuestro matrimonio,
y que sepamos entregar a nuestros hijos la comunión de nuestro amor;
y que seamos siempre para ellos ejemplos de vida y testigos de tu amor.
Señor, danos la fuerza necesaria para renovar estas promesas,
todos los días de nuestras vidas. Señor, enséñanos a amarnos. Amén.

Un poco más sobre el Matrimonio (Catecismo de la Iglesia Católica 1601-1666)
Dios que ha creado al hombre por amor, lo ha llamado también al amor, vocación fundamental e innata de todo ser humano. Porque el hombre fue creado a imagen y
semejanza de Dios (Gn 1,2), que es Amor (cf 1 Jn 4,8.16). Habiéndolos creado Dios hombre y mujer, el amor mutuo entre ellos se convierte en imagen del amor
absoluto e indefectible con que Dios ama al hombre. Este amor es bueno, muy bueno, a los ojos del Creador (cf Gn1,31). Y este amor que Dios bendice es
destinado a ser fecundo y a realizarse en la obra común del cuidado de la creación. «Y los bendijo Dios y les dijo: "Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y
sometedla"» (Gn 1,28).
La Sagrada escritura afirma que el hombre y la mujer fueron creados el uno para el otro: "No es bueno que el hombre esté solo" (Gn 2, 18). La mujer, "carne de su
carne" (cf Gn2, 23), su igual, la criatura más semejante al hombre mismo, le es dada por Dios como una "auxilio" (cf Gn 2, 18), representando así a Dios que es
nuestro "auxilio" (cf Sal 121,2). "Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne" (cf Gn 2,18-25). Que esto
significa una unión indefectible de sus dos vidas, el Señor mismo lo muestra recordando cuál fue "en el principio", el plan del Creador (cf Mt 19, 4): "De manera que
ya no son dos sino una sola carne" (Mt 19,6).
La alianza matrimonial, por la que un hombre y una mujer constituyen una íntima comunidad de vida y de amor, fue fundada y dotada de sus leyes propias por el
Creador. Por su naturaleza está ordenada al bien de los cónyuges así como a la generación y educación de los hijos. Entre bautizados, el matrimonio ha sido
elevado por Cristo Señor a la dignidad de sacramento.
El sacramento del Matrimonio significa la unión de Cristo con la Iglesia. Da a los esposos la gracia de amarse con el amor con que Cristo amó a su Iglesia; la gracia
del sacramento perfecciona así el amor humano de los esposos, reafirma su unidad indisoluble y los santifica en el camino de la vida eterna.
El matrimonio se funda en el consentimiento de los contrayentes, es decir, en la voluntad de darse mutua y definitivamente con el fin de vivir una alianza de amor fiel y
fecundo. La unidad, la indisolubilidad, y la apertura a la fecundidad son esenciales al matrimonio.
El hogar cristiano es el lugar en que los hijos reciben el primer anuncio de la fe. Por eso la casa familiar es llamada justamente "Iglesia doméstica", comunidad de
gracia y de oración, escuela de virtudes humanas y de caridad cristiana.